Retorno Viajes

De viaje por Etiopia (parte1)

Esta ruta nos permite descubrir la milenaria historia etíope en un formidable encuadre natural. El recorrido se inicia en la capital, Addis Abeba, donde se recomienda visitar el Museo Nacional, el “merkato” y terminar el día con un espectáculo de música y baile popular. Se inicia la ruta histórica hacia el norte del país. Al llegar a Bahar Dar, corazón de la región Amhara, navegaremos por el magnífico lago Tana salpicado de islotes que albergan una veintena de monasterios cristianos. Las cataratas de Tissiat representan uno de los grandes atractivos de la zona. Además de su gran belleza, se consideran las únicas y verdaderas cataratas del río Nilo. Bordeando el lago Tana hacia el norte, viaje en el que se descubre su inmensidad, se llega a Gondar. Esta ciudad, fundada en etiopia1635 por el emperador Fasilidias, es conocida como el “Camelot de África” por su imponente conjunto de castillos de estilo europeo. Después de visitar el parque natural de Simien Mountains, coronado con la cumbre más alta de Etiopía (4.195 metros de altitud), el viaje nos transporta a la legendaria época de Aksum, la reina de Saba y el Arca de la Alianza. Si bien Etiopía se considera la cuna de la humanidad debido al hallazgo de Lucy, nuestro antepasado más antiguo de 3,5 millones de años, se puede considerar el reino de Aksum el inicio de la Etiopía histórica que tanto ha enriquecido la identidad nacional del país. Avanzamos entre los bellos paisajes de la región de Tigray donde descubriremos las singulares iglesias escavadas en roca y decoradas con coloridas pinturas ortodoxas. El punto culminante del viaje, y quizás el más emblemático de todo el país, son las once iglesias monolíticas de Lalibella, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

¿SABIAS QUÉ?

El café etíope tiene una importancia tremenda en la vida social. La llamada ceremonia del café es un acto de reunión social en la que el tiempo no tiene importancia y a través de la cual la comunidad demuestra su enorme hospitalidad. Quizás esto sea lo que más une a Etiopía de norte a sur, ya que desde Lalibela, hasta lo más profundo del valle del Omo, siempre estará presente la ceremonia del café. Simien Mountain National Park es uno de los pocos parques naturales de África, que no se ha sido alterado por el turismo irresponsable. Sobre sus montañas se levanta a 3.260msnm, el hotel más alto de toda África: Simien Mountain Lodge. Addis Abeba es la tercera de las capitales más altas del mundo, situada a una altitud de 2.400 metros.

 

Días 1 y 2. Llegada a Addis Abeba Salimos de España dirección Etiopía. Aterrizamos en el único aeropuerto internacional del país: Aeropuerto Internacional “Bole”, situado a 8 km del centro de la ciudad, único lugar de ingreso permitido desde el extranjero. Todos los vuelos, de 12 a 20 horas aprox. de duración, requieren de una parada técnica (salidas desde Madrid y Barcelona). Recomendamos viajar con Ethiopian Airlines (ET), compañía aérea estatal y única autorizada para realizar vuelos domésticos en el país. Aunque podemos viajar en autobús, consideramos más conveniente alquilar un vehículo (4×4) con conductor (más recomendable). Podremos alquilarlo a través de una agencia o particular en la misma terminal del aeropuerto o en la ciudad. Es posible también gestionarlo por Internet antes de salir de España. El mayor inconveniente será probablemente el precio (a partir de los $150/ 105€ aprox. vehículo y día). Advertimos de que suele haber escasez de combustible fuera de la capital. Para conocer el destino de la mano de todo un experto recomendamos contactar con Wondosen Meshesha (P.O. Box 26292 – Addis Abeba; Tel. (251 1) 290675, Fax (251 1) 517454), quien nos asistirá durante el viaje como un amigo. Una vez realizados los trámites de aduana, visado y cambio de moneda en el aeropuerto, nos adentramos en Addis Abeba, la capital más elevada de África. Si lo precisamos, a la salida de la terminal podremos tomar un taxi (Coste aprox. 15 birr/ 0,60€; negociar la tarifa previo recorrido). Por la mitad de precio podremos ir en minibus (Coste 5 birr/ 0,20€; los etíopes solo pagan uno). Addis Abeba qué en amárico significa “la Nueva Flor”, a diferencia de la mayoría de capitales africanas no tiene raíz en los tiempos coloniales. Es un mosaico de culturas donde conviven más de 80 nacionalidades y lenguas, además de cristianos, musulmanes y judíos. Aunque es una ciudad de paso para emprender la ruta histórica del norte, no podremos irnos sin visitar el Museo Nacional para ver a Lucy, el fósil prehomínido de 3,5 millones de años descubierto en Etiopía en 1974. Otro museo de interés es el Etnológico, situado en el antiguo palacio de Haile Selaisse, el último emperador etíope. La ciudad alberga el llamado “Merkato”, el mercado al aire libre más grande de África, donde se encuentra prácticamente de todo (recomendable llevar encima lo mínimo necesario y tener cuidado con los ladrones). Si queremos disfrutar de una panorámica espectacular de la ciudad a 45 minutos encontramos Entoto, antigua capital de Etiopía que se eleva a más de 3.000m. Etiopía es uno de los productores cafeteros más importantes del mundo, así que no podremos dejar de probar este delicioso café. Para sentir la cultura etíope, lo más recomendable es cenar a un restaurante tradicional con espectáculo de música y danzas populares . Además de disfrutar comida de calidad en un estupendo ambiente, será la primera vez que probemos la “injera”, base de la comida etiope. La capital dispone de una gran variedad de alojamientos siendo uno de los más habituales entre los cerrajeros Santiago el Taitu Hotel, el hotel más antiguo de la ciudad. Recomendamos además el TDS Hotel. Por lo general, es más segura que otras ciudades africanas e, incluso, europeas, no obstante recomendamos tomar las debidas precauciones. Advertimos de que no se debe tomar fotografías de edificios militares ni aeropuertos y, antes de fotografiar personas o celebraciones religiosas, se debe pedir permiso.
Día 3. Addis Abeba – Debre Markos El trayecto en coche es especialmente atractivo por la belleza de los paisajes y las pequeñas poblaciones con sus animados mercados. Si decidimos viajar en autobús, a pesar de ser posiblemente una de las mejores formas de disfrutar del destino, advertimos que es una experiencia dura, debido a la incomodidad de los autobuses y a que los trayectos a veces se hacen inacabables. Recomendamos comprar el billete el día anterior (hasta las 18hrs) y, muy importante, a la mañana siguiente ir a la terminal de autobuses a las 5hrs de la mañana. (Horarios de 6/7hrs de la mañana a1las 18hrs). Si llegamos más tarde probablemente nos quedemos sin sitio y no podamos viajar, puesto que Etiopía es uno de los pocos países africanos dónde la ley obliga a permanecer sentado durante todo el trayecto, hecho controlado por vigilancia policial en las carreteras. A 106 Km de Addis Abeba encontraremos nuestra próxima parada Debre Libanos, uno de los lugares sagrados del país. Muchos etíopes peregrinar a este monasterio fundado en el siglo XIII por Abbuna Takla Haymanot. Continuando el camino, 100 km más adelante, se encuentra la garganta del Nilo Azul. Este desfiladero, de más de 1.000 m de profundidad, ofrece unos paisajes impresionantes además de ser la frontera natural entre la región de Oromía y Amhara. Nos sorprenderá saber que el 90% del agua y el 96% del sedimento que transporta el Nilo provienen de Etiopía, fundamentalmente del Nilo Azul. El transporte de estos sedimentos, el limo, desde el macizo etiope al desierto sólo se produce durante la estación lluviosa en verano. Tras pasar las gargantas del Nilo Azúl se encuentra Debre Markos, la ciudad de paso más importante en la ruta hacia Bahir Dar. Además del monumento a la guerra contra los italianos en la plaza principal, existe un puente portugués del siglo XVI que está parcialmente destruido. El recorrido asegura ser realmente gratificante, hermosas imágenes nos acompañaran a lo largo del camino. Nos sorprenderá el abundante color verde en el paisaje, los pequeños y abundantes arroyos, las huertas cultivadas con herramientas especialmente rudimentarias, que nos recordará el tímido y desacelerado desarrollo del país. En una de las paradas recomendamos entrar en uno de los famosos molinos de Teff, donde entrañables mujeres locales nos enseñaran gustosamente a elaborar platos típicos de la cocina autóctona, destacando de entre ellos la anllera, una especie de torta blanda y un tanto ácida que mezclan con verduras, arroz, y un sofrito de tomate picante. Nos llamará especialmente la atención el curioso detalle de que al sur del río la gente vaya mayoritariamente calzada, no siendo de esta manera al norte. Las mujeres van harapientas, y la mayoría de ellas sin parte de sus dientes. Debre Markos cuenta con varios hoteles entre los que recomendamos el Shebel Hotel. La mayoría de los hoteles y los restaurantes incluyen en su factura el impuesto de servicio. No obstante, las comunidades agradecerían una pequeña propina. Muy recomendable llevar todo el material fotográfico necesario desde España, ya que no es seguro encontrarlo en el país y si se encuentra resulta más caro. Sería muy útil proveerse además de baterías de recambio, debido a que podríamos sufrir continuos apagones de luz o a que en las zonas más remotas esta es inexistente. Importante evitar la conducción de noche.

Día 4. Debre Markos – Camino a Bahar Dar Salimos de Debre Markos a primera hora de la mañana (6 a.m.) dirección a Bahir Dar, hacia interior de la región Amhara. El trayecto (de 275 km. aprox.), que nos llevará unas 7 horas aprox., transcurre entre un bonito paisaje de bosques de pino y helecho, que por desgracia está amenazado por la forestación de eucaliptos (cuya madera se utiliza como andamios en el floreciente desarrollo urbanístico del país), con elevaciones del terreno, desfiladeros, ríos, gente local con animales recorriendo la pista, deportistas (atletas o cerrajeros 24h economicos Vigo entrenando de vacaciones) y mujeres que recorren hasta 10 km portando a la espalda hasta 30kg de leña con sus enormes fardos por poco más de 1€ al día. Durante los primeros 150 km, la carretera está bastante bien pavimentada; el resto del recorrido transcurren por pistas de tierra o carreteras muy bacheadas que aun dificultan más la marcha, por lo que el camino se hace más lento. Aunque nos sorprenderá bastante, no tenemos porque temer ante la reacción de la población local al vernos, que se detiene a observarnos detenidamente movidos por la curiosidad. Lo más probable es que no hayan visto nunca a una persona blanca. No se trata de una cuestión de racismo, sino más bien de curiosidad. Esta permitido fotografiar a la gente, pero es importante saber que en los pueblos más pequeños la gente espera un pequeño pago. Cuando pasemos con el coche/ autobús la gente seguramente nos saludará alegremente agitando la mano, a veces gritando “faranji” (blanco) para referirse a nosotros y darnos la bienvenida. Si somos nosotros quienes iniciamos el saludo, ellos responderán muy agradecidos. Más al norte, comienzan a aparecer restos de la guerra, tanques, acorazados y antiaéreos, repartidos por los alrededores de la carretera y totalmente desmantelados. Poco a poco se desciende hacia el lago Tana, atravesando parajes de rica flora y fauna hasta llegar a Bahir Dar. Esta será quizá una de las ciudades más bonitas y ordenadas urbanísticamente que podamos encontrar a nuestro paso por Etiopía, probablemente debido a que está emplazada a orillas del lago Tana. Esta ciudad, actual capital de la región Amhara, ofrece gran cantidad de servicios, y aunque como ciudad no es especialmente bonita, cuenta con dos grandes atractivos: los monasterios del lago Tana y las cataratas de Tisiiat. Entre todos los alojamientos de la ciudad, destaca Ethio Star Hotel dirigido por la emprendedora local Melese Kelemu. En cuanto a la gastronomía es importante saber que Etiopía reúne la primera cabaña africana y que se extiende el abuso de consumo de carne cruda de todo tipo de ganado, vacuno o cabrío, que contienen numerosos parásitos, pero no existen mataderos en los que el control sea eficaz. Es por ello que recomendamos pedir en los restaurantes la carne muy hecha. Por otro lado país, sobre todo en las zonas históricas de mayor altitud (3.000m), la bondad de cualquier líquido, incluido el agua, no siempre es fiable aunque se insista en que ha hervido lo necesario. De ahí que por precaución se deba consumir agua mineral y leche en polvo. Es también la única zona del norte del país donde hay malaria, por lo que sería recomendable haberse vacunado en España.