Retorno Viajes

De viaje por Mozambique

Superficie: 801.590 Km²
Población: 23.929.708 hab.
Capital: Maputo
Idiomas: El portugués es la lengua oficial y más hablada del país. Existen además multitud de lenguas indígenas (destacan el makua y el tsonga). El uso del inglés se extiende en la capital Maputo y en áreas turísticas. El swahili es comúnmente hablado en el norte.mozambique
Moneda: Metical mozambiqueño (MZM). Metical mozambiqueño (MZM). El Dólar americano, el Euro o el Rand Sudafricano también son aceptados en muchos establecimientos. Fuera de Maputo, las tarjetas de crédito y los cheques de viaje son prácticamente desconocidos.
Condiciones sanitarias: Se recomienda prevenirse de enfermedades como esquistosomiasis, hepatitis A y B, fiebre tifoidea, tifus, cólera, rabia, tétanos, meningitis, polio y malaria. Si se proviene de países endémicos de fiebre amarilla es obligatorio vacunarse. El Sida constituye un riesgo elevado.
Religión: Mozambique es un país con gran diversidad religiosa. Un 25% de la población es católica, un 20% protestante y otro 20 % musulmana. Destaca la fuerte presencia de las creencias indígenas africanas animistas (50%).
Nacionalidad y etnias: Makua/Lombe (52%) en el norte del país, Sena y Ndau provenientes del valle Zambezi y Shangaan en la parte sur constituyen las principales etnias del país.
Hora local: GMT + 2
Le llaman La Joya Latina de África y es conocido por sus arrecifes coralinos y su variada fauna marina. Mozambique posee sin duda las mejores playas de todo África en las que se puede practicar el buceo. No hay que perderse el Archipiélago Bazaruto y admirar sus riquezas naturales.
La estación fresca y seca para visitar Mozambique es entre abril y septiembre. Su capital, Maputo, tiene un crisol de culturas que todavía guarda los aires latinos que dejó la colonización portuguesa. Merece la pena visitar La isla de Mozambique, un lugar fascinante con viejas mezquitas, iglesias y una particular vida nocturna.

Sabias que…
Mozambique mantiene una estrecha e intensa relación comercial con sus países vecinos, y en especial con Sudáfrica, de hecho en los últimos años han proliferado proyectos de turismo atendiendo las necesidades de la creciente demanda de los ciudadanos sudafricanos.
La Reserva Niassa, espacio natural más importante del país, es dos veces la Reserva Kruger en Sudáfrica y tres veces el Serengeti en Tanzania y ocupa la misma extensión que Dinamarca o el estado de Masachusetts en EE.UU. La reserva alberga una de las mayores concentraciones de fauna salvaje de todo el continente africano, entre los que destacan más de 12.000 elefantes. El Lago Malaui es uno de los lagos más grandes del mundo y un auténtico vergel de especies únicas y rincones paradisíacos descubierto por el famosos Dr. Livingstone en 1859.

 

Día 1. LLegada a Maputo Salimos de España dirección Lisboa. TAP-Air Portugal, LAM y United Airlines son las únicas compañías que ofrecen vuelos directos desde Lisboa a Maputo (duración aprox. de 11 a 30 hrs). Desde el aeropuerto de Maputo hay autobuses que nos desplazan hasta el centro de la ciudad, situado a 8 km (Tarifa: 350 MZN/ 8,50€). El alquiler de vehículos es también posible desde el mismo aeropuerto, aunque el centro de la ciudad es suficientemente pequeño como para recorrerlo a pie. Maputo es un excelente punto de partida para explorar el país. Esta ciudad portuaria, ubicada en el extremo sur de Mozambique, a unos 90 km de la frontera con Sudáfrica. Se caracteriza por sus manzanas de casas cuadradas y amplias avenidas y por la influencia de la arquitectura lusa de los años 70. De paso por la capital, resulta de especial interés la visita al Barrio de Mafalala, emplazado en la periferia de la ciudad, a escasos 5 km (20 min. aprox. en coche). Con más de 22.000 habitantes, y como lugar de nacimiento de ilustres políticos, escritores y deportistas, históricamente se ha convertido en uno de los principales centros culturales del país, en el que hoy día conviven amistosamente 3 religiones. Aunque no se trata de un lugar especialmente peligroso y existen alternativas de transporte público al destino, se recomienda visitar en compañía de un guía local. El acceso a Mafalala es cuanto menos una tarea fácil; el camino de tierra que conduce a la localidad, aparte de estar mal señalizado, no se encuentra en las mejores condiciones. La Asociación Iverca (Av. Marien N,Guabi), entidad cultural que trabaja por mantener la vitalidad y valores histórico-culturales de la comunidad mediante la puesta en marcha de proyectos en los que sobresale el empoderamiento y el trabajo llevado a cabo por las mujeres contribuyendo así con la dinamización del tejido social y productivo de Mafalala a pesar de sus dificultades, organiza recorridos guiados por apenas 750 MZN (18€ aprox. incluido transporte), que comprenden paseos por sus estrechas y bulliciosas callejuelas sin asfaltar, inundadas de pequeñas casas de zinc y madera, y niños correteando; visita a la casa-museo de José Craveirinha, a la mezquita de Baraza, construida por musulmanes procedentes de las Islas Comores, a la iglesia de Munhuana, al mercado central y a lo que todavía queda de la Plaza de Toros Monumental, uno de los últimos y más pronunciados reductos coloniales en el país. (Persona de contacto: Iván Laranjeira +258 824180314). La agrupación musical Tufo da Mafalala, junto con la compañía local de bailarinas de danza contemporánea, animará nuestra visita con un colorido y sorprendente despliegue de artes escénicos. Si hay algo que nos agradará es la simpatía y amabilidad que desprenden sus gentes. Para ampliar la información se recomienda el libro de Alejandro de los Santos Pérez, “Mafalala, guía cultural del Barrio Histórico de Maputo”, un volumen que recoge una pequeña parte de la historia trágica de Mozambique resaltando su aspecto más cultural. Terminus es uno de los hoteles con mejor relación calidad-precio, muy céntrico y práctico. Maputos Backpackers y la obra social Casa Gaiato destacan entre otras opciones.

Día 2. Maputo – Macià – Bilene La segunda jornada continúa en Bilene, hermosa localidad situada junto al Lago Uembje, de 27 Km de longitud, y separada del Océano Indico por una estrecha franja de arena. A lo largo del itinerario, en algunos casos, las distancias a recorrer son considerablemente largas, y teniendo en cuenta las dificultades que plantea la conducción por la escasa señalización y el estado en el que se encuentran las vías, en muchos casos sin asfaltar, aparte de la conducción temeraria propia de los lugareños, se recomienda viajar en transporte público. El país cuenta con una cuanto menos eficiente red de transportes; es por ello que lo ideal sería planificar bien el recorrido antes de emprender el viaje y, desde la misma capital, hacer la reserva de todos los autobuses necesarios para tratar de “asegurarnos” así una plaza en todo el recorrido. No obstante, existen chapas a lo largo del mismo (transporte local a modo de minibus). Por otro lado, aunque existen cajeros automáticos en las principales ciudades, y el euro es generalmente aceptado, antes de salir de la capital recomendamos llevar con nosotros una buena reserva de dólares en efectivo. Es posible cambiar divisas en la mayoría de los bancos (de L-V, de 08:00-11:00 y de 14:00-16:00), y aunque las tarjetas de crédito y los cheques de viaje normalmente son aceptados, fuera de Maputo estos son prácticamente desconocidos. Dirección Xai-xai, camino de esta ciudad eminentemente comercial y cruce de las principales carreteras del sur del país (EN1), podremos visitar algunos mercados de la región. Recomendamos una parada en Macià, situada a 154 km al norte de Maputo. A pesar de no ser un destino especialmente turístico y ser uno de los destinos menos visitados del país, cuenta con atractivos que bien merecen una visita, véase su mercado central. Es además hogar de una de los músicos tradicionales más importantes del país: Domingo Honuane, conocido como Xidiminguani. En la actualidad, su patrimonio se encuentra en proceso de recuperación tras los estragos causados por la Guerra Civil (1977-1992). Para continuar hasta nuestro destino, si no disponemos de coche propio, buscaremos la pequeña rotonda por donde pasan las chapas hacia el destino. Tan sólo 33 km nos separaran del destino de sol y playa mozambiqueño más próximo a Johanesburgo (capital de Sudáfrica): Bilene. Situado en la carretera costera que durante los próximos días nos desplazará a Xai-Xai, Inhambane y el archipiélago de Bazaruto, entre otros destinos, se trata de un destino ideal para disfrutar de una jornada de sol y playa en un ambiente sosegado. Además de relajarse en sus paradisíacas playas de arena dorada, Bilene ofrece un sin fin de deportes y actividades acuáticas entre las que destaca buceo, snorkel, windsurf, esquí acuático, manejo de motos acuáticas y parasailing; las más comunes entre los visitantes. En la calle principal encontraremos numerosos restaurantes, bares, locales y discotecas para las noches del fin de semana. Podremos adquirir productos básicos en las tiendas y mercados que se extienden a lo largo de la misma. Para pernoctar se recomienda el Complexo Palmeiras, cuya gerente, Donna Otilia, y su encargado, Jocas, son dignos de conocer. Muy cerca contamos también con otros interesante alojamientos como la Pensão San Martinho. A escasos metros de la costa, Pensión Bilene es ideal si preferimos pasar la noche en Macià.