Retorno

Destinos divinos

En el universo de los viajes y de las escapadas turísticas que tienen lugar a lo largo y ancho de todo el planeta, el turismo religioso cada vez parece cobrar más peso. Esta rama de viajes se encuentra en verdadero auge en los últimos años y ya está llegando a originar un impacto económico de en torno a 13.000 millones de euros en todo el mundo, lo que hace desplazarse, nada más y nada menos, a 300 millones de viajeros.

De estas importantísimas cifras, la tradición cristiana tiene la mitad de responsabilidad, ya que 150 millones de los turistas religiosos que se mueven por el mundo lo hacen con el cristianismo como eje y núcleo motivador. Los datos también incluyen a España dentro de esta vorágine religiosa y viajera a partes iguales, pues uno de cada diez viajes que los españoles realizan es por motivos religiosos. Esto equivale a 17 millones de visitantes al año para los numerosos destinos de peregrinación.

catedral santiago

El impacto de la Catedral de Santiago de Compostela en esta forma creciente de viajar es evidente. Pero también catedrales como las de Toledo, Sevilla y Burgos ayudan a los buenos datos. También hay diversos destinos jubilares, los trabajadores han visitado estos este año, como Santo Domingo de Liébana (Cantabria), Caravaca de la Cruz (Murcia), Utrera (Andalucía) o Tarragona (Cataluña).

Sin embargo, el motivo exclusivamente religioso, en muchos casos, podría llevar a debate, ya que en acontecimientos como la Semana Santa de Sevilla, el Camino de Santiago o la Romería de El Rocío el factor religioso convive con otros aspectos más lúdicos, culturales, artísticos o patrimoniales. No obstante, el aliento religioso es fundamental en esta nueva ola de viajes.

En nuestro país, buena culpa de esta corriente también la tienen monasterios que han sido declarados Patrimonio de la humanidad, como el de Guadalupe (Extremadura), Poblet (Cataluña), el Monasterio y Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial (Madrid) o los Monasterios de Yuso y Suso (La Rioja).