Retorno Viajes

El retorno del vinilo

Tu madre te dijo que los tiraras. Tu novia intentó hacerlos desaparecer a traición en más de una ocasión. Hubo aquel colega que se rió de ti, por iluso, cuando vio la cantidad de espacio y mimo que habías empleado en conservar, clasificar y defender tu colección de vinilos. Te pasaste los primeros 5 años del siglo diciendo que todavía había algo en la música grabada en un vinilo que ningún aparato digital podría jamás reproducir. Y los últimos 8 sintiéndote algo culpable por llevar un mp3 o usar el móvil para escuchar música en el día a día, aunque siguieras desempolvando los discos para las fechas señaladas (que desde luego lo eran teniendo en cuenta el circo que había que montar bajando el tocadiscos del altillo y enchufándolo al nuevo sistema de sonido).vinilo

Bien, pues al fin ha llegado tu hora. Dulce es el sabor de la venganza. La razón acaba manifestándose siempre a favor del hombre paciente. Puede que no sea un retorno completo, pero ya puedes digitalizarte tus vinilos.

Ion Audio (los tíos del iCade) ha lanzado un sistema de conversión de vinilos compatible con toda la familia i: Pad, Phone y Pod. El nuevo Ion iLP te mandará la música que has atesorado durante más de una década de talibanismo musical a tu plataforma digital portátil favorita (que todos sabemos que también empieza por i) de forma “fácil y sencilla” (qué original, me gustaría ver un gadget que se publicitase como la respuesta complicada y desesperante a cualquier cosa) y sin pasar por tu ordenador que es como se habían hecho estas cosas hasta ahora.

La mejor baza que se les ha ocurrido para publicitarlo no es que hayan desarrollado un software molón para hacerlo, es que lo han instalado en un aparato que recuerda al tocadiscos que duerme el sueño de los justos en una caja en el altillo, pero con menos cables. Pero bueno, ellos encantados y muy esperanzados de que este nuevo aparato, a unos 1.250 pavos la pieza, arrasará con el mercado prometiendo una digitalización de gran calidad que satisfará al más purista de los vinileros.

¿El truco? Que no se oirán igual, naturalmente.

Pero bueno, ¿realmente te falta alguna canción que tengas en un vinilo que no tengas ya bajada, subida y vuelta a bajar del sistema digital que sea que uses hoy en día?