Retorno

Una boda en Malasia (1)

La historia fue así: estábamos en las tierras altas de Malasia, visitando las plantaciones de té exuberante de la compañía Boh, unos 15 km al noroeste de Tanah Rata, donde estábamos hospedados. Debido a esto, acabo de terminar el recorrido y volvimos a pie hasta el pueblo más cercano, vemos un coche fuera de la plantación y Núria alarga el dedo para parada automática. Y el vehículo que se detiene en la primera.
-¿Dónde ir? – Pregunte al conductor.
-A Tanah Rata.
Usted puede dejarlo hasta el siguiente pueblo, si quiere, que es donde yo -nos dice.
-Ok, estamos de acuerdo. A partir de ahí ya que tomaremos el bus a Tanah Rata-contestamos nosotros.
Y en el vehículo. Durante el viaje charlamos con el conductor amable en la cultura local y sobre cuánto estamos disfrutando de la gente y el país. En esto que el hombre hace un silencio y nos dice:
-Tengo una hora en casa, luego me dirijo a Tanah Rata, así que por favor espere de usted puedo tomar yo mismo.
– ¡ Ah! tan perfecto, tan mientras que exploramos la ciudad! que dices.
En él, ya que llegando a la ciudad, para ser cuidadosamente y nos dice:
-¿Sabes qué? Creo que en 5 minutos voy a ser listo y no necesita esperar. Pausa y reinicio.  
-Voy a la boda de un amigo. Si quieres venir, estás invitado. Yo soy el padrino de bodas y sé que la familia le encantará que estés allí. Y se puede ver cómo es una boda en Malasia y se puede saber un poco de nuestra cultura.
Nos que miramos sorprendidos. Estuvimos encantados de serlo… a la boda!
El padrino nos dice que la boda se celebra dos veces. La primera es que los padres familia de la novia, a su pueblo, con todos los invitados, amigos y familia y el novio, que presidirá la mesa nupcial. El segundo se celebrará una semana más tarde y es la que nosotros asistimos.
El Festival tiene lugar en un pabellón, donde hay mesas decoradas donde sentarse la novia y novio y familia, así como algunos amigos. En el exterior, bajo la sombra de unos toldos, tener preparado un catering para el resto de los invitados, que son vecinos, conocidos y gente de la aldea, que fueron llegando y saliendo durante las tres o cuatro horas y que en este caso alrededor de 2000 que el cortejo.