Retorno Viajes

Visita express a Granada: qué no perderse

La provincia de Granada es un destino que ofrece al visitante gran variedad de atractivos: ciudad, naturaleza, modernidad, tradición, gastronomía, patrimonio… Estas son las visitas que nadie debe perderse.

Un atmósfera árabe

Sin duda, La Alhambra y el Generalife debe ser la primera parada en la capital granadina. Patrimonio de la Humanidad y máximo exponente del arte musulmán en territorio español, este conjunto monumental es, a la vez, ciudad, jardín, palacio y fortaleza, y constituye una auténtica maravilla que recibe anualmente más de dos millones de turistas. Siguiendo con la atmósfera morisca, recorrer el barrio del Albaicín (también designado como Patrimonio de la Humanidad) supone adentrarse en un prodigioso entramado de calles estrechas con aromas intensos a jazmín, yedra, té y pastelillos árabes. En él se encuentra, además, el mirador de San Nicolás, cuyas vistas maravillosas de La Alhambra, sobre todo durante el atardecer, lo convierten en un lugar inolvidable.

 

granada

 

El mejor sabor de boca

Uno de los productos más genuinos de la gastronomía granadina es el caviar ecológico, criado en las purísimas aguas de Riofrío, en Loja. El citado beluga, y la belleza de toda la comarca, merecen un recorrido que incluya la visita a los manantiales de esta capital, conocida como “Ciudad del Agua”, en la que destacan tanto sus iglesias como la alcazaba. Es fundamental, en nuestra rápida visita a esta provincia, dedicar el tiempo necesario para salir de tapas por las calles de la ciudad de Granada y saborear sus exquisitos manjares: patatas asadas, rebozados de pescado, pinchos de carne, quesos, migas, embutidos y guisos de caracoles entre otros. Tapear, callejeando con cerrajeros 24h Granada por los bellos rincones históricos del casco viejo, es una experiencia sensorial que aúna lo cristiano, lo árabe y lo judío en unas degustaciones ciertamente únicas.

Ciencia y sensaciones

Para los amantes del conocimiento, acudir al Parque de las Ciencias supone vivir en primera persona la evolución científica, participando en experimentos y actividades inolvidables sobre el viento, los sonidos, el movimiento terrestre, la electricidad o el ADN.

En la época invernal, la nieve aguarda en la estación de Sierra Nevada, donde es posible esquiar con un clima fantástico y multitud de servicios. Durante el resto del año, las playas y calitas de la Costa Tropical ofrecen un sol casi permanente y aguas cristalinas que garantizan una experiencia vital más que refrescante, la cual es recomendable acompañar de ensaladas de frutas tropicales, mariscos, pescados, café y ron de caña nativo. Por último, una vivencia incomparable reservada a los visitantes más afortunados es pernoctar en una de las casas-cueva que existen en el barrio de Sacromonte o en las comarcas de Baza-Huéscar (Guadix y El Marquesado). Cada cueva, excavada dentro de la roca, es absolutamente única y supone disfrutar de la máxima integración del ser humano con su entorno, un enfoque que permite a más de tres mil familias granadinas disponer de un hogar propio.